icon_busqueda
Monterrey, NL
Clima

La maldición de “Glee”: Suicidios, pornografía infantil y drogas

Julio 10, 2020 / Agencias / MONTERREY Naya Rivera es el más reciente nombre en la cadena de tragedias, encontronazos con la ley y muertes por sobredosis que ha sufrido buena parte del elenco de la exitosa serie musical
icon_facebook icon_twitter icon_linkedin

MÉXICO.- La serie musical de éxito “Glee” está maldita: sonados han sido los casos de suicidio, drogas, abuso, racismo, posesión de pornografía infantil y hasta violación, que han truncado la vida de algunos de sus protagonistas. El último de los sucesos, la desaparición de la actriz Naya Rivera este miércoles.

La intérprete estadounidense de origen puertorriqueño que daba vida a Santana López en esta serie musical, lleva desaparecida desde la tarde del miércoles tras caer al agua en un lago cercano a Los Ángeles, según anunciaron las autoridades estadounidenses.

Después de llevar a cabo labores de búsqueda durante 24 horas sin éxito, las autoridades consideran que Rivera murió ahogada en el lago.

La policía de Ventura, un condado al norte de California, buscan el cuerpo de la actriz después de recibir una llamada de emergencia horas después de que alquilara una embarcación de recreo junto a su hijo en el Lago Piru. Su desaparición es sólo la última de la cadena de desdichas de “Glee”.

Puede interesarte...

DE FENÓMENO A MALDICIÓN

Para saber por qué esta ficción, que Ryan Murphy creó con el objetivo de mandar mensajes positivos sobre apoyarse y crear comunidad ante cualquier adversidad, ha condenado a muchos de sus actores hay que remontarse a su inicio.

Glee” nació en 2009 y lo que, en principio, parecía ser una serie normal sobre preocupaciones de los jóvenes en el instituto, pronto se convertiría en un fenómeno mundial. Los jóvenes actores, desconocidos inicialmente, tuvieron que acostumbrarse rápido a la fama, a ser una cara visible, a que les pararan por la calle, a diferentes giras y conciertos, en muy poco tiempo.

Estas premisas, mezcladas con algunos problemas personales, hicieron que algunos de sus protagonistas no soportaran el éxito y terminaran sus vidas con un final trágico.

CORY MONTEITH

El primero de ellos fue el protagonista de la serie, Cory Monteith (Finn Hudson), cuyo cuerpo se encontró en 2013 en un hotel de Vancouver. El fallecimiento del actor, de tan solo 31 años, se debió al abuso de sustancias, entre las que destacan el alcohol y la heroína.

Poco tiempo antes de su muerte, Monteith había estado internado en un centro de rehabilitación para recuperarse de una adicción que arrastraba desde los 19 años.

JIM FULLER

Tres meses después de la muerte de Cory Monteith, llegó la siguiente baja de Glee, esta vez del asistente de dirección Jim Fuller. Tenía 41 años y fue víctima de una insuficiencia cardíaca. Murió mientras dormía.

NANCY MOTES

Nancy Motes, asistente de producción de ‘Glee’ y hermanastra de Julia Roberts, fue encontrada muerta en su bañera el 9 de febrero de 2014. Montes, de 37 años, se suicidó y dejó una dura carta de despedida culpando a la actriz de Mujer Bonita de su sufrimiento. Después de este suceso, su compañera Cristina Lageman habló con el Daily Mail sobre “la maldición de Glee”.

BECCA TOBIN

Becca Tobin vivió un episodio similar al de su compañera Lea Michele el 10 de julio de 2014, cuando su novio Matt Bendick apareció muerto en la habitación de un hotel.

Los hechos ocurrieron cuando la actriz tenía 28 años y su novio, 35 años. Una empleada del hotel se encontró el cuerpo sin vida una mañana después de que ambos saliesen de fiesta con unos amigos. Estaban en Filadelfia por motivos laborales.

Su fallecimiento fue catalogado como “muerte súbita” al no encontrar alcohol ni estupefacientes en el cadáver.

MARK SALLING

Cinco años después llegaría otra tragedia. Mark Salling, quien daba vida al personaje de Noah “Puck”, más conocido por Puckerman, se quitó la vida tras ser el centro de un escabroso asunto en el que le declaraban culpable de pornografía infantil y de violación a su expareja.

El actor fue detenido en diciembre de 2015 cuando los investigadores encontraron en su domicilio más de 50,000 imágenes pornográficas y eróticas de niños y 600 vídeos con la misma temática, delito por el que se enfrentaba a una pena de cárcel de entre cuatro y siete años, además de tener que pagar a sus víctimas y ser incluido en el registro de acosadores sexuales.

HEATHER MORRIS, DIANE AGRON, LEA MICHELE SUFREN HACKEO

Heather Morris fue la primera víctima de un hackeo viral a gran escala, el mismo que sacudió a sus compañeras Dianna Agron, Melissa Benoist, Lea Michelle y Becca Tobin.

El primer episodio se produjo en 2012 con las fotos de Harris. Dos años después llegaron las de Benoist, Tobin y Michele. Las imágenes de Benoist fueron especialmente escandalosas ya que aparecía haciendo el amor con su pareja. Utilizó Twitter para expresar su opinión sobre el robo de fotos íntimas.

MELISSA BENOIST

El pasado año se destapó el caso de maltrato de pareja por parte de Blake Jenner (Ryder Lynn en “Glee”) a su expareja, también del reparto de la serie, Melissa Benoist (Marley Rose).

“Aprendí lo que se siente al ser inmovilizada y abofeteada repetidamente, golpeada con tanta fuerza que sentí que me quedaba sin aire, arrastrada por el pelo por el suelo, golpeada en la cabeza, pellizcada hasta que se me rompía la piel, estrellada contra la pared, ahogada”, explicaba la actriz en un duro vídeo subido a su cuenta de Instagram.

La intérprete nunca ha dado el nombre de Jenner, pero sí los datos suficientes como para identificar al actor, que fue su marido entre 2015 y 2017, como quien que la maltrataba y abusaba de ella.

NAYA RIVERA

En la temporada 3, Santana (Naya Rivera) se burla del ojo morado de una entrenadora de la escuela sin saber que esta sufre violencia doméstica de manos de su esposo.

En la vida real, la actriz de ascendencia puertorriqueña fue denunciada por violencia física en 2017 por su esposo luego que fue vista golpeándolo mientras caminaban de paseo junto a su hijo. Tras el pago de una fianza por parte de su suegro, la también cantante pudo quedar en libertad.

JESSE LUKEN

Jesse Luken, que interpretó a Bobby en varios episodios, fue arrestado el 6 de diciembre de 2018 en Glendale, California, tras protagonizar una accidente automovilístico bajo el influjo del alcohol. Afortunadamente, no hubo que lamentar víctimas mortales.

LEA MICHELE

Tras el asesinato de George Floyd, llegó la penúltima de las maldiciones al reparto de “Glee”. La actriz Lea Michele (Rachel Berry) fue acusada de racismo y microagresiones durante el rodaje por su compañera de reparto Samantha Ware (Jane Hayward).

Quejas a las que se unieron otras actrices provocando que Michele tuviera que pedir disculpas públicamente por su comportamiento en el pasado. Además, la actriz también fue acusada años atrás de acoso al no querer compartir el protagonismo. “Era un infierno trabajar con ella”, citaba en sus memorias la actriz Naya Rivera.

Casos trágicos que van sucediendo a los actores de la exitosa serie musical. Las maldiciones surgen y atacan de nuevo, “¿quién será el siguiente?”

 

Comentarios imagen
OpenA