OpenA
icon_busqueda
Monterrey, NL
Clima

El apio, estrella de la cocina sana

Enero 11, 2021 / Redacción / MONTERREY Desde tiempos remotos ha sido una planta muy apreciada como producto alimenticio y medicinal
icon_facebook icon_twitter icon_linkedin

El apio es un alimento vegetal muy rico en agua (93%), celulosa, elementos minerales como sodio y potasio y con alto contenido de vitaminas (vitamina C, riboflabina y tiamina). Como la mayoría de las verduras y debido a su cantidad de fibra, mejora el tránsito digestivo y prevé la elevación del colesterol en sangre.

Su bajo aporte calórico y su escaso contenido en azúcares hacen de él un alimento ideal para los individuos con tendencia a la obesidad y a la diabetes. Está indicado en épocas de crecimiento y desarrollo y durante las enfermedades infecciosas ya que tiene un elevado contenido en vitamina C.

Se pueden consumir cocidos, guisados y en ocasiones en crudo, formando parte de ensaladas. Si se van a tomar crudos conviene lavarlo con abundante agua pero sin ponerlo a remojo; las pencas deben limpiarse minuciosamente, pelarlas con un cuchillo o con el pelapapas para eliminar las hebras.

También pueden cocerse en un poco agua y reservar ésta para caldos ya que parte de las vitaminas de los vegetales se pierden en el líquido durante la cocción. Gracias a su intenso aroma es un acompañante ideal de carnes, pescados y pastas.

PASTA CON APIO

Para 4 personas

INGREDIENTES

-320 grs. de pasta (coditos, espirales...)

-4 pencas de apio verde bien fresco

-100 grs. de queso gorgonzola

-70 grs. de queso azul

-1 vasito de caldo vegetal

-1 vasito de leche descremada

-20 grs. de nueces peladas

-30 grs. de margarina light

-sal y pimienta negra

REALIZACIÓN:

Limpiar el apio, reservando las hojitas. Retirar los filamentos con un cuchillo y cortarlos en bastones. Fundir la margarina en una sartén y añadir el apio y el caldo vegetal hirviendo. Tapar y dejarlo cocer, a fuego lento, durante 10 minutos. Sazonar y retirar del fuego.

Batir el gorgonzola con la leche y calentar la crema obtenida, a fuego lento, hasta que rompa a hervir. Remover continuamente con la varillas hasta conseguir una salsa homogénea. Añadir un poco de pimienta negra recién molida y reservar.

Desmenuzar las hojas de apio reservadas y trocear las nueces. Cocer la pasta en abundante agua con un poquito de sal, hasta que esté ‘al dente’.

Escurrir la pasta y pasarla a un recipiente grande, aderezarla con la salsa de queso y el apio templados, añadir las hojas de apio y las nueces, y espolvorear con el queso azul desmenuzado con las manos.

Comentarios imagen
OpenA