OpenA
icon_busqueda
Monterrey, NL
Clima

El amor, la droga de la felicidad

Febrero 12, 2021 / Redacción / MONTERREY Al sentirnos amados el cerebro segrega dopamina y oxitocina que dan una sensación de bienestar
icon_facebook icon_twitter icon_linkedin

El amor está en el aire... ¡y también en el cerebro!, de acuerdo con Voz Pro Salud Mental, el amor en pareja es un fenómeno químico con efectos parecidos a una droga que llena de placer, ya que a nivel neuronal se secretan sustancias como la dopamina que produce gozo, felicidad y alegría; y la oxitocina que provoca apego.

En este tiempo de crisis a causa de la pandemia es esencial cultivar los vínculos y las relaciones sociales, porque el amor brinda la fuerza necesaria para no rendirse y que el sentimiento de soledad no atormente.

“Si volteamos a nuestro alrededor seguramente encontraremos a alguien que nos quiera y nos necesite. Por eso es importante celebrar el amor como una experiencia que une afectos, que nos humaniza y que nos vincula, no sólo a la intimidad de una relación en pareja, sino que nos acerca a nuestros amigos, familiares y comunidad.

‘‘El amor tiene toda gama de diferentes intensidades y finalidades propias”, indicó Gabriela Cámara, Presidenta Honoraria de la Red Voz Pro Salud Mental, un agrupamiento de organizaciones ciudadanas sin fines de lucro integradas por familiares, usuarios y profesionistas dedicadas a mejorar la calidad de vida de las personas con un trastorno mental.

El amor en sus diversas tipificaciones puede ser filial, fraterno o aquel en el que se desborda la pasión, pero en todos ellos además de ponerle mucho corazón, interviene el cerebro y los sentidos, aquí analizaremos algunos datos de valor que comparten los especialistas sobre este tema.

El amor de pareja y su definición según la ciencia

La Dra. Stephanie Ortigue, de la Universidad de Syracuse, en Nueva York, desarrolló un mapa cerebral del amor con información recabada durante 10 años. Detectó las zonas cerebrales que se activan durante el enamoramiento, constatando que hay 12 áreas en el cerebro que se activan.

La especialista afirmó que después de tres años, la dopamina deja de tener fuerza en los receptores y la pasión puede disminuir. En ese sentido, es importante fincar una relación de compañerismo y amistad, a fin de que el amor perdure a largo tiempo, logrando secretar oxitocina para promover el apego.

Conexiones neuronales

No podemos dejar de hablar del amor sin mencionar cómo se da el vínculo entre madre e hija-hijo. Es una experiencia única llena de sentimientos y cambios, no sólo en la relación interpersonal, sino de conexiones neuronales. La oxitocina, dopamina y cortisol influyen de manera directa en la crianza y apego.

Comentarios imagen
OpenA