OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima

Un revés a las adversidades

Enero 14, 2021 / Alfredo Ramírez / MONTERREYLe faltan dedos en manos y pies, pero a la tenista británica le sobra talento y califica al Abierto de Australia
icon_facebookicon_twittericon_linkedin

Francesca Jones fue la única tenista británica en calificar para el Abierto de Australia, sin embargo, su historia de vida es muy distinta a todas.

Ella tiene tres dedos en el pie derecho, cuatro en el izquierdo, y tres dedos y un pulgar en cada mano, nació con displasia ectodérmica por electrodactilia, un síndrome poco frecuente que provocó que sus manos y pies se desarrollaran de forma anormal.

De niña le dijeron que no iba a poder practicar deporte de alto nivel y, pese a eso, a sus 20 años de edad está dispuesta a que sea su juego y no su enfermedad la que la defina.

Jones ganó tres partidos en el torneo de calificación para ganarse su lugar en el primer Grand Slam del año, primero a la rumana Monica Niculescu por 6-3, 6-2, después a la croata Jana Fett 7-6, 2-6, 6-1, y por último a la china Jing Lu por 6-0, 6-1.

Ahora será una de las 128 tenistas que jugarán el cuadro principal en Melbourne, después de someterse al riguroso protocolo para evitar contagios dentro de la burbuja que funcionará alrededor del torneo.

Y más que un triunfo deportivo, la británica tiene como objetivo cambiar la perspectiva de las personas sobre lo que se puede lograr en la vida a pesar de contar con impedimentos físicos.

En declaraciones realizadas a la ITF, la actual 241 del ranking mundial reveló que el tenis le resultó vital para ponerse nuevos desafíos pese a sufrir esta enfermedad.

"Tengo grandes objetivos por lograr y quiero cambiar la perspectiva de la gente. El tenis me ha ayudado a mí y mis objetivos, y también me ha ayudado a ser quien soy sobre la cancha, y espero que lo siga haciendo", expresó la jugadora, quien entrena en Barcelona con el español Andreu Guilera.

"Mi síndrome es muy raro. Es complicado porque hay numerosos síntomas. Los míos son que tengo tres dedos en el pie derecho, cuatro en el izquierdo y cuatro en cada mano. Los médicos me dijeron que no podría jugar al tenis.

"Mi reacción fue: ´Ya que dijeron eso, voy a demostrarles que están equivocados´. Digamos que mi cuerpo no está previsto para ser el de una atleta, pero para mí eso no quiere decir que no pueda llegar a serlo".

"Estoy muy feliz de clasificarme y tengo muchas ganas de irme a Australia. Nunca había estado antes y estoy segura de que será una experiencia increíble", dijo.

Comentarios imagen
OpenA