icon_busqueda
Monterrey, NL
Clima

¡Qué suerte de portero! Mateo Bravo llega a Tigres ¡para ser Campeón!

Junio 30, 2020 / Pedro García Galván / MONTERREY Apenas llegó al conjunto de la UANL, y el arquero Mateo Bravo comenzó a saborear las mieles del éxito como guardameta, al disputar Finales y conquistar títulos de Copa México y Liga
icon_facebook icon_twitter icon_linkedin
imagenNota Foto: Pedro García Galván

Monterrey.-  “Cumplo años el 31 de mayo y ese día hubo un gran festejo en mi familia, además por ser el primer Campeonato de Liga de Tigres”, comenta Mateo Bravo.

En 1974, Tigres solicita un partido amistoso contra Pachuca, tras una buena actuación de Mateo en el arco; el director técnico felino -José ‘Che’ Gómez- le brinda la oportunidad de reforzar al cuadro universitario, tras su ascenso a la Primera División, con las incorporaciones de René Trujillo, Roberto Hodge, Cesáreo Acosta y Juan Carlos Lapalma, entre otros.

De la dirección técnica del peruano Claudio Lostanau, un 4 de octubre de 1975, Tigres se corona como Campeón de Copa tras vencer al América 3-2. Para ese partido, Mateo Bravo -que era el titular en el arco- no participó, debido a la picadura de una araña, siendo sustituido por Enrique ‘Ojitos’ Meza.

Vinieron tiempos difíciles y complicados para la escuadra auriazul, donde hasta se estuvo a punto de descender; fue un 11 de junio de 1977 cuando se enfrentaban contra Zacatepec, y con gol de Geraldo Concordia, apodado ‘Iaúca’ o “El Artillero del Diablo”, consigue mantenerse en Primera División.

Tras pasar ese trago amargo, viene una reestructuración en el plantel felino, que realiza 15 cambios de jugadores y -de la mano del uruguayo Carlos Miloc Pelachi- vienen mejores resultados, al grado de llegar a disputar la Final.

Y fue un 27 de mayo de 1978 cuando se corona por vez primera Campeón de Liga, al vencer por marcador global de 3-1 a Pumas y siendo titular Mateo Bravo en ambos encuentros, tras la convocatoria para participar en el Mundial de futbol soccer de Argentina 1978, del hidrocálido José Pilar Reyes Requenes.

“Don Claudio Lostanau era un genio, se adelantó a la época”, aduce ‘San Mateo’. Bravo Carrillo recuerda aquel 13 de julio de 1980 en el que se disputaba la Final de Tigres contra de Cruz Azul. Con marcador de 0-1 en favor de La Máquina, llegaron al Estadio Azteca... y en la primera parte del encuentro la ventaja era ya de cuatro goles.

Al medio tiempo, Don Claudio Lostanau le pide a los jugadores acostarse en el piso del vestidor y, tras reacomodar al equipo, consiguen poner el global 4-2.

El técnico peruano hace algo inusual en la parte complementaria; tras haber hecho los dos cambios reglamentarios, Raúl Ruiz se lastima y le pide al portero felino Pilar Reyes irse a jugar como delantero, y Ruiz se coloca el suéter y los guantes... ¡y se va como portero!

Entonces Don Claudio hace el cambio de Mateo por Ruiz, que en ese momento fungía como arquero, causando gran molestia en Ignacio Trelles, pero la regla permitía el cambio de portero por portero.

Reanudado el encuentro, Pilar Reyes da un pase de talón para Juan Manuel ‘Abuelo’ Azuara, que anota para poner el global 4-3, que a la postre sería el marcador final.

Recuerda que el señor Trelles gritaba: “Esos Tigres están drogados”, a lo cual el técnico peruano le respondió: “Estamos drogados buscando el éxito, queremos ser Campeones, esa es nuestra droga”. Ahí Tigres logró el reconocimiento de más de 100,000 espectadores en el Coloso de Santa Úrsula y del país entero. (Continuará mañana)

Comentarios imagen
OpenA