icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima

Padre e hijo comparten la misma pasión por el Tenis

Julio 04, 2019 / Redacción / MONTERREY Emiliano Aguilera está a punto de convertirse en tenista profesional... y todo gracias a que su gusto por este deporte inició porque su papá, Augusto Aguilera, es entrenador en esta disciplina
icon_facebook icon_twitter icon_linkedin
COMENTARIOS 0
imagen

Emiliano Aguilera y su padre Augusto comparten la pasión por el deporte blanco... y su relación familiar la han llevado hasta una cancha de tenis, uno como jugador y el otro como entrenador, en la escuela de alto rendimiento del Centro Tenístico Nuevo León.

“Veía jugar a Rafael Nadal y a Roger Federer... y luego veía el trabajo de mi papá como entrenador, y pues fue como nació el sueño de jugar tenis y ahora de hacerme profesional”, indica Emiliano.

El tenista de 16 años de edad, y que desde pequeño se forjó en la escuela del Centro de Alto Rendimiento Estatal, ha sido mundialista juvenil por México, es múltiple medallista de Olimpiada Nacional y este año ha ganado todos los Nacionales de Federación.

Augusto, su padre, recuerda que de pequeño orientó a Emiliano a hacer todo tipo de deportes, pero al verlo a él jugar, se decidió por el tenis y fue cumpliendo con todas las etapas de su desarrollo.

“Lo metí a diferentes actividades para que tuviera un poco más de desarrollo en la coordinación, una vez que me vio jugar, pidió una raqueta y lo llevé a que empezara a tomar algunas clases de mini-tenis.

“Fue cumpliendo sus etapas de avances hasta que fue a su primer Nacional de 10 años de edad y lo ganó, y es cuando pasa a manos de Fernando Ochoa para llevar su carrera y su desarrollo”, cuenta Augusto.

A partir de ahí se desligó de la trayectoria de su hijo... y aunque siguen compartiendo el gusto por el tenis y lo ha dirigido en diferentes torneos, no es él quien toma las decisiones para encaminar la carrera de su hijo.

“El vínculo no se rompe porque él ha aprendido también a hacer la diferencia que cuando estamos en cancha me vea como entrenador, y al término, como hijo, nos divertimos, nos abrazamos y vamos al cine”, apuntó el papá.

Emiliano dice que quiere llegar el profesionalismo, y con la pasión de su padre y los conocimientos de su entrenador, afirma que lo podrá lograr.

“Mi sueño es ser profesional, pero no sólo de estar entre los 500 ó 600 del mundo, sino jugar todos los torneos grandes y con la ayuda de mi papá y de Fer, si Dios quiere, lo vamos lograr”, expresó Emiliano. (Con información de Prensa del INDE)
Comentarios imagen
OpenA