El Horizonte
Por: El Paredón

Monterrey
Comentarios

El Paredón: Vaqueros vs. Acereros

Este domingo se vive un capítulo más de una de las más acérrimas y tradicionales rivalidades de la NFL: Acereros de Pittsburgh recibe a los Vaqueros de Dallas

El Horizonte Por: El Paredón

Monterrey

Como muchos de ustedes saben -y los que no sepan, pues aquí les digo- los juegos entre equipos de distinta conferencia se juegan cada cuatro años... y para que se juegue en una misma sede, deben pasar ocho años.Esto es: el último partido entre Dallas Pittsburgh se dio en 2012 en Texas, y para que vuelvan a jugar en el Estadio de los Vaqueros en temporada regular se tendrá que esperar hasta el 2020.Anécdotas de primera manoPor lo pronto, en el emparrillado del Heinz Field en Pittsburgh, Pensilvania, este domingo, se darán con todo estos dos equipos favoritos de la afición mexicana.En el último partido entre ellos, que ganó Dallas 27-24 en tiempo extra, donde se estima que hubo alrededor de 50,000 aficionados mexicanos, hubo cobertura de Azteca Deportes Noreste (ADN)... y ellos nos cuentan dos anécdotas sabrosas.Una de ellas tiene como protagonista a los Vaqueros de Dallas y Tony Romo -que podría regresar a jugar este domingo-, y el otro a un consentido de los Acereros,

Puede interesarte...
Troy Polamalu.El desprecio de Tony RomoADN envió un equipo a cubrir este histórico partido a Arlington, Texas, y al término del encuentro -que se definió en tiempo extra a favor de Dallas-, los compañeros entraron a los vestidores, cosa común en todos los equipos en la NFL.Una reportera llevaba la intención -e ilusión- de llevarle unas glorias de Linares a Tony Romo, mariscal de campo de raíces mexicanas, y lo tuvo frente a frente... y se las obsequió. Hasta la colonia México se escuchó su corazoncito hacerse pedazos cuando Romo le dijo: “No, gracias, no como dulces”... y se dio la vuelta hacia la sala de prensa.¡Imaginen la cara de la pobre mujer!Sí ya de por sí no le gustaban los Vaqueros -le va a Acereros- pues ya sabrá.Sin embargo, de inmediato Miles Austin llegó al quite... y le dió buen fin a los ricos dulces.“¡Dios los bendiga!”De inmediato, al terminar sus entrevistas con Dallas, los muchachos corrieron a ver si alcanzaban a alguien de
Puede interesarte...
Pittsburgh, pero ya todos se habían marchado del vestidor.Estaban a punto de irse, cuando vieron salir a un hombre vestido de conjunto de pants y con su cabello recogido en una cola de caballo... era la gran estrella Troy Polamalu.
Ellos corrieron, y de inmediato el acerero amablemente accedió a la entrevista -que primero exigió que fuera en español, pero que luego fue incapaz de responder-, y respondió con educación y simpatía.Al final, después de enviar un saludo a los aficionados Acereros de Monterrey, y de despedirse, le quitó de la mano el micrófono al reportero y dijo con la vista fija a la cámara en perfecto español: “Que Dios los bendiga”.¡Vaya tipazo!Ejemplo para muchos.¡Con toda razón se anhelan estos duelos espectaculares!

  COMENTARIOS
 Comentarios

A fin de mantener la buena conducta, queda estrictamente prohibido cualquier insulto, amenaza o insinuación hacia cualquier persona. No se permite el lenguaje difamatorio, ilegal, obsceno, ofensivo o faltas de respeto. Para más información lea porfavor nuestro Aviso de Privacidad

Volver arriba