icon_busqueda
Monterrey, NL
Clima

Prueba de fuego

Julio 27, 2020 / Alfredo Ramírez / MONTERREY Se jugará con un grado máximo de medidas sanitarias, con el reto mayúsculo de demostrar que los torneos de tenis son seguros
icon_facebook icon_twitter icon_linkedin

Con un grado máximo de exigencia para evitar contagios, el Torneo de Palermo, Italia, de la WTA, tienen un reto mayúsculo para demostrar que los torneos de tenis son seguros.

El circuito femenil se reanudará el 3 de agosto con el certamen italiano y serán las mujeres quienes se pongan a la vanguardia de esta nueva etapa en el deporte blanco, durante una semana en la que se mezclará la ilusión con la prudencia, e incluso con un cierto temor.

La británica Johanna Konta encabeza el plantel de jugadoras que acudirán a Italia para un torneo con medidas sanitarias muy estrictas.

Y es que un solo caso de coronavirus podría echar por tierra todas las previsiones de competir en la gira europea sobre arcilla y pondría en jaque, incluso, Roland Garros 2020, por ello los organizadores del evento han establecido una normas muy restrictivas, que explican en la web oficial del torneo.

“Sinceramente, siento la responsabilidad de mostrarle al mundo que puedes jugar al tenis, pero usando todo tipo de precauciones”, dijo el director del torneo, Oliviero Palma.

El torneo seguirá los protocolos de coronavirus de la WTA y requerirá que las jugadoras tengan pruebas antes de que lleguen, a medida que lleguen y cada cuatro días, habrá sólo 350 espectadores en las gradas, de los 1,000 habituales.

Después de Palermo, la WTA tiene agendado otro torneo en cancha de arcilla en Praga, antes de cambiar a canchas duras en la Gira Americana, y luego regresarán a Europa para jugar de nuevo en arcilla en septiembre.

Todo está listo para que las mujeres pongan la muestra, salvo que suceda algún cambio por restricciones gubernamentales, de que una cancha de tenis es un lugar seguro.

Comentarios imagen
OpenA