OpenA
icon_busqueda
Monterrey, NL
Clima

Dos dinastías frente a frente

Noviembre 13, 2016 / El Horizonte / MONTERREY Este domingo, dos dinastías del futbol americano profesional se ven las caras, y aunque muchos de los jugadores que saltarán al emparrillado desconocen al 100% lo que significa, es un hecho que el ambiente los contagiará
icon_facebook icon_twitter icon_linkedin
Por: Yvette Serrano

La rivalidad entre los Acereros de Pittsburgh y los Vaqueros de Dallas data de los años 70, década dominada por la 'Cortina de Acero', el corredor Franco Harris, el receptor Lynn Swann y el quarterback Terry Bradshaw.

El poder de los Acereros los llevó a ganar cuatro Super Bowls, dos de ellos frente al equipo de la 'Estrella Solitaria'.

Ambos juegos despertaron la pasión de sus aficionados, naciendo así una rivalidad que se ha conservado a lo largo de 40 años.

Llegaron los años 80 y Pittsburgh cayó en una etapa de reconstrucción que lo mantuvo alejado del escenario de los vencedores. Dallas continuaba su paso, pero siempre se topó con otra franquicia que dominó esa década: los 49s de San Francisco.

Pero los 90 le hicieron justicia a Dallas y armó uno de los equipos más letales de la historia de la NFL. Tenía a un gran corredor, Emmitt Smith y a uno de los mejores pasadores de todos los tiempos, Troy Aikman. Juntos lograron tres trofeos Vince Lombardi en 1993, 1994 y 1996.

Esa gloria vino acompañada de una 'dulce venganza', al toparse de nuevo a Pittsburgh en un Super Bowl y esta vez quedarse con el triunfo.

Con el nuevo milenio, nuevas dinastías y un futbol americano más espectacular, se abrió el camino a nuevos equipos protagonistas.

Pittsburgh resurgió en los 2000 para conquistar dos trofeos más y convertirse en el equipo con más Vince Lombardi de la NFL.

En el juego hoy Dallas y Pittsburgh enfrentan realidades diferentes, los Vaqueros tienen en dos novatos el futuro de un equipo que está sediento de un campeonato; por el otro lado, los Acereros han cambiado su defensa por un juego a la ofensiva más letal, más no están ahorita en un buen momento.

El triunfo es más urgente para Pittsburgh, que pierde terreno en su división. Dallas avanza holgadamente, pero no debe perder el ritmo si quiere llegar a los juegos de enero.

Más allá de la victoria, se tiene el toque extra del orgullo, de demostrar quién es el mejor. Acereros y Vaqueros hoy se enfrentarán en busca de esa gloria.
Comentarios imagen
OpenA