OpenA
icon_busqueda
Monterrey, NL
Clima

Bienvenido al mundo de la porra

Marzo 01, 2017 / Dora Angélica Páez / MONTERREY Cuando comenté que quería iniciar una columna sobre ‘cheerleading’ ('porra' o 'animación', en español), porque nadie escribe sobre, el tema recibí dos comentarios a los que realmente no supe cómo reaccionar
icon_facebook icon_twitter icon_linkedin

Un buen amigo periodista me dijo: “Eso es mentira, claro que se ha escrito sobre porristas; no es posible que nunca nadie haya hablado sobre las Vaqueritas de Dallas”.

Después de explicarle que eso era diferente, dijo: “¡Ah!, entonces los porristas son los que brincan con pompones gritando porras... ¿y hay hombres?”, dijo mientras agitaba pompones imaginarios.

Sí, en El Horizonte se ha tocado mucho el tema, se ha hablado sobre diferentes equipos y competencias, y este medio fue el el único que informó sobre la Selección Mexicana de Porristas y su Campeonato, y después el Bicampeonato mundial.

Aún así, me es difícil entender que aún hay mucha gente que no saben qué es el ‘cheerleading’.

Empecemos aclarando que la porra sí es un deporte. Esto no está a consideración de nadie, ya que fue confirmado por el Comité Olímpico, que además le otorgó en diciembre pasado el “estatus provisional olímpico”, lo que quiere decir que probablemente en unos años más la porra llegue a los propios Juegos Olímpícos.

Es un poco complicado explicar el tema, ya que no existen términos en español sobre esta disciplina.

Hay dos tipos de porra: el ‘spirit cheerleading’ y el ‘all star cheerleading’; el primero se refiere a equipos de animación que -literal- “animan” a equipos de otros deportes, por ejemplo: futbol, americano y basquetbol; de ahí salen las famosas “America’s sweethearts”, las Vaqueritas de Dallas.

Esta clase de porristas son -más que todo- un grupo de imagen, pues siempre lucen bien, gritan porras, y lo que más hacen es bailar. Los regios vemos todos los sábados a estas porristas en los estadios de futbol soccer.

Por otro lado está el ‘all star cheerleading’, que es de lo que queremos hablar. Estos equipos de porristas que, ironicamente, no “echan porras”, son atletas dedicados a mejorar sus habilidades y competir contra otros equipos.

Este deporte combina gimnasia, saltos, baile y elevaciones acrobáticas en rutinas donde se califica la perfección de ejecución y el nivel de dificultad. Y sí, sí hay hombres.

Si eres porrista, lo que acabas de leer sonará como una obviedad, pero aunque nuestro deporte crece cada día más, aún hay personas que piensan que lo único que hacemos es animar a otros equipos cantando porras, que es un deporte “para niñas”, y que todos los hombres que lo hacen son “amanerados”.

Si no eres porrista y terminaste de leer este texto: ¡felicidades!, acabas de descubrir un nuevo deporte.

Por favor déjanos un comentario en nuestro sitio referente al cheerleading, los temas que te gustaría que tocáramos y los equipos de los que te gustaría que habláramos.

¡Nos leemos pronto!


Comentarios imagen
OpenA